Comunicado ambiental

ACUÑA y FOMBONA S.A., preocupada por la incidencia que su actividad puede ocasionar, tiene implantado un sistema de gestión ambiental basado en la ISO 14001:2015, por lo que realiza una serie de acciones para minimizar los aspectos ambientales asociados a su actividad y aquellos que se pueden generar derivados de las subcontrataciones. Así pues:

  - Controla todos los consumos de recursos naturales y otros recursos sobre los que puede actuar.

  - Controla y gestiona correctamente los residuos peligrosos y no peligrosos que se derivan de su actividad, entregando los residuos a gestores autorizados y/o a gestores municipales, así como a los distribuidores de ciertos residuos adheridos a planes de recogida de residuos.

  - Solicita a todos los proveedores, y/o subcontratas con incidencia ambiental, evidencia de la correcta gestión ambiental y/o del cumplimiento de los requisitos de aplicación, tratando siempre de trabajar con aquellos que los cumplan.

  - Anualmente estudia, en la revisión del sistema por la Dirección, la evolución de los consumos y generaciones de residuos, los aspectos ambientales significativos, etc., planteando objetivos ambientales de reducción, minimización, sustitución, etc. siempre buscando alternativas más respetuosas ambientalmente.

En el 2017, la organización se había marcado como objetivo disminuir en al menos un 50% el consumo de cajas grandes de cartón, sustituyéndolas por cajas reutilizables de plástico. El objetivo se cumplio con creces, pues el consumo se redujo al 100%

Actualmente, la Organización se plantea las siguientes actuaciones relacionadas con minimizar algunos de los aspectos ambientales significativos:

  - Continuará utilizando cajas retornables de plástico, en lugar de cajas de cartón, cuya vida útil es mucho inferior.

  - Estudiará el diseño y subcontratación de unas nuevas instalaciones más eficientes energéticamente, sostenibles, con bajo impacto en huella de carbono y que cumplan con nuestros requisitos de comunicación, calidad y espacio.

  - Estudiará y analizará en detalle el consumo de combustible de toda la flota de vehículos para contrastar o no la eficiencia del coche eléctrico, la emisión de humos y ruido, entre otros, y plantear acciones futuras.

  - Buscará marcas de papel respetuosas ambientalmente o que repercutan positivamente en el medio.